Visión panorámica del Valle del Rímac

2.- Proceso de Poblamiento en el Valle del Rímac.


Geoglifos de la quebrada de Yanacoto
Chosica - 2000

v) Descubrir y caracterizar la historia del poblamiento ocurrido en el Valle del Rímac, requiere recurrir a las fuentes de la historia, arqueología y la antropología cultural a fin de deslindar inicios, aproximaciones, influencias y conformaciones de centros culturales que evolucionaron a través del tiempo y dentro de un área geográfica determinada.

La historia del valle del Rímac como integrante del territorio peruano, se inscribe dentro de la historia del centro cultural andino cuya evolución cronológica de su desarrollo cultural, está precisado en la siguiente clasificación:

1.- Horizonte Temprano: 1400 a.C. - 400 a.C. Llamado también "Chavín, Paracas, Cotosh, Pacopampa"
Intermedio Temprano: 400 a.C. - 500 a.C. Son los períodos de diversificación regional o local. Nazca, Moche, Huaylas.
2.- Horizonte Medio: 550 a.C. - 900 d.C. Carácter pan-peruano. Wari, Tiahuanaco.
Intermedio Tardío: 900 d.C. - 1440 d.C. Carácter regional. Chimú, Chancas, Lupazas.
3.- Horizonte Tardío: 1440 d.C. - 1532 d.C. Imperio Inca.

Esta clasificación adoptada por nuestros estudios de las ciencias sociales para el conocimiento del desarrollo de los focos culturales del Perú prehispánico, servirá para orientarnos en el tiempo, la forma como llegaron a producirse los poblamientos en el valle del Rímac y sus influencias que progresivamente fueron recibiendo.

De los estudios sobre problemas de poblamiento en el antiguo Perú, autores como el Dr. Guillermo Lumbreras, sostienen en el zona de la costa peruana, los primeros pobladores se forjaron en Chilca, pueblo a 50 Km. al sur de Lima. Lo describe Frederic Engel, quien encontró una aldea de zona poblada con caracteres recolectores y cazadores con una antigüedad de 6000 años antes de Cristo.

Chivateros, en el valle del Chillón, al noroeste de Lima, constituyó otro centro poblado antiguo con numerosos restos líticos, bien estudiados por el arqueólogo Lumbreras.

El hombre de la Tablada de Turín, ubicada a 25 Km. al sur de Lima y estudiada por la arqueóloga Josefina Ramos, fue otra concentración primitiva que presentó viviendas estables indicando formas de sedentarismo.


 


Puente Colgante junto a Cantagallo
Chosica vieja - 1905

vi) Paralelamente y siguiendo la evolución cultural del litoral peruano preconizado por el arqueólogo peruano Julio C. Tello, aparecieron los pescadores arcaicos y las tribus agrícolas matriarcales, que fueron los primitivos habitantes del valle del Rímac, establecidos en primitivas cabañas y que desplazaron a lo largo de la quebrada del río Rímac, aguas arriba.

Históricamente, hacia el año 1440 - 400 a.C. floreció la cultura Chavín, en la provincia Huari del actual departamento de Ancash, adquiriendo el carácter pan-peruano por sentar su influencia en todo el territorio nacional. Su influencia llegó al valle del Rímac, como veremos oportunamente en la arquitectura de la construcción de sus casas y el uso de la piedra y adobe, así como galerías subterráneas.

Avanzando cronológicamente hacia nuestros tiempos, ubicamos a la cultura Wari desarrollada en Ayacucho entre los años 500 al 1,100 de la Era Cristiana. Se caracterizó por la construcción de grandes ciudades que sirvieron como cabezas de región como Wilka Wain en Ancash, Marca Huamachuco en La Libertad y Pachacamac en Lima.

Pachacamac, situada a 20 Km. de Lima ya existía antes de la expansión de los Wari. Era un gran santuario de los señores sacerdotes del río Rímac y Turín y se convirtió en importante cabeza de la región de Wari, en la costa de Lima.

Así lo confirma el arqueológico peruano Luis Guillermo Lumbreras en el imperio Wari del Perú Antiguo, cuando expresa: "La segunda época es la de máximo apogeo Wari y está representada principalmente por un estilo de cerámica al que propiamente se le puede llamar Wari, con sus variedades regionales Vivaque, Atarco, Pachacamac, etc. Esta es la época imperial de Wari, cuando su expansión alcanza Lambayeque y Cajamarca por el norte y llega hasta Cusco y Arequipa por el sur"

Posteriormente evolucionó en el Perú antiguo la cultura de los Collas y Aymaras, entre los años 1100 a 1500 de la era cristiana, luego de la desintegración de la cultura Tiahuanaco. De la expansión de ellos hacia la zona norte tenemos testimonios claros en Pachacamac, Ancón, el valle del Rímac y en Canta, con los restos arquitectónicos de las chullpas o kullips.



Soleada Villa del Sol, Valle del Rimac.
Chosica, 2003

 

vii) El valle del Cusco, es el escenario donde aparece la gran Cultura Incaica que se desarrolla entre 1440 y 1532 en que llegaron los españoles, mutilando el florecimiento del foco cultural más importante de la época precolombina en América.

Los Incas extendieron su imperio a lo largo de la costa y sierra del ecuador, Perú, Bolivia, norte de Chile y noroeste de la Argentina. "Los dos Incas conquistadores responsables de la unidad y expansión del Tahuantinsuyo son Pachacuti Inca Yupanqui (1438 - 1471) y Tupa Inca Yupanqui (1472 - 1493) Ambos fueron los organizadores del gobierno y sistema socio-económico y quienes crearon una religión del estado y erigieron el Cusco como capital del Imperio."

La expansión del incario, llegó al valle del Rímac en la época del soberano Pachacutec y escriben los cronistas que las quebradas del Rímac fueron escenarios de cruentas luchas libradas entre las tropas confederadas de los pueblos de los Valles de Cañete, Pachacamac, Chillón y Ancón quienes al mando del cacique Quismanco del Rímac guerrero invencible se acuartelaron en Moyopampa (Chosica) para resistir la penetración de Pachacutec.

Vencidos en lucha, se sometieron al Imperio Inca y continuando con las tareas de unificación e interrelación cultural, las poblaciones lograron nuevas formas de vida y de convivencia así como la asimilación de elementos culturales nuevos, que destacan en los restos arqueológicos que perviven al tiempo.

Elementos culturales que aportó el imperio incaico a las poblaciones del valle del Rímac, serán analizados en el título siguiente, pero es preciso señalar que "Los incas no sólo supieron adaptar y sistematizar los elementos culturales que encontraron, sino que estructuraron otros que en conjunto los llevaron a construir una Alta Cultura que aportó el desarrollo humano"

Este proceso de poblamiento en el Valle del Rímac, donde evolucionaron diferentes grupos humanos asimilando y conformando nuevas formas de organización económica, religiosa, política social, fue detenido con la llegada de los españoles que luego de fundar Lima incursionaron en todo el territorio peruano.

Siguiente